Jardín de los sentidos y vías sensoriales de los niños: como se hacen (incluso en casa)

Compartir mola 😉

Un jardín de los sentidos o jardines sensoriales son recorridos donde los niños pueden acercarse a la naturaleza y explorar los diferentes elementos para descubrir las formas, colores y texturas de la naturaleza.

Es una forma de aprendizaje bastante común y utilizada especialmente en los países del norte de Europa y que, poco a poco, está ganando terreno también en nuestro país. Y es que es muy fácil y entretenido y a tus hijos les encantará!

Podemos crear un jardín de los sentidos o un camino sensorial para nuestros pequeños en el jardín de casa o en el patio de una guardería, en una escuela, en un centro recreativo u otra instalación dedicada a los niños.

La idea es crear un espacio seguro donde los niños pueden caminar descalzos por una ruta o camino trazado donde pueden encontrar hojas, hierba, piedras, flores, arena, por supuesto, todo dispuesto de forma que no haya riesgo de lesiones y para que descubran el gusto de exploración.

Como crear un jardín de los sentidos para niños

jardin de los sentidos para niños

Crea tu jardín sensorial para los niños como si fuera un camino maravilloso para caminar descalzos y descubrir los materiales y los elementos naturales que lo componen. Sigue estos 7 sencillos pasos para tener tu propio jardín de los sentidos:

  1. Limita los lados de tu jardín sensorial con ladrillos o piedras como si se tratara de los bordes de un macizo de flores.
  2. Separar el jardín de los sentidos en diferentes secciones, siempre utilizando los ladrillos o piedras.
  3. Poner en cada sección diferentes elementos naturales tales como: hojas secas, guijarros bien pulidos y no cortantes, una pequeña zona con paja, heno o hierba seca, un pequeño trozo de césped y así sucesivamente, teniendo siempre en cuenta la seguridad de los niños e intentando aportar la mayor variedad posible.
  4. Cuando los materiales utilizados se estropearán se tendrán que sustituir. Entonces asegúrate de poderlos reemplazar fácilmente: no los pegues al suelo, tan sólo disponlos como si fueras a llenar un contenedor.
  5. Trata de alternar diferentes materiales y, por ejemplo, prepara una zona con una capa de arena suave, la siguiente con hojas secas y la siguiente con guijarros y así sucesivamente hasta que hayas completado tu camino sensorial.
  6. Si se quiere evitar el crecimiento de malezas se puede cubrir el fondo de cada sección con telas para huertos o bolsas impermeables.
  7. En tu jardín sensorial también puedes crear un espacio para un pequeño charco de agua. Con una profundidad de unos pocos centímetros será suficiente para que los niños puedan poner los pies en el agua.

Materiales útiles para crear un jardín sensorial

jardin sensorialPara crear el jardín sensorial a tu gusto puedes optar entre los diferentes materiales. Sin embargo, aquí tienes algunos consejos útiles.

Materiales recomendados

  • Ladrillos o pierdas para limitar las secciones
  • Guijarros redondeados
  • Hojas secas
  • Arena
  • Grava
  • Césped
  • Azulejos
  • Corteza de árboles
  • Ramitas de madera
  • Paja
  • Heno
  • Agua

Más cosas para una experiencia aún más entretenida

Enriquece tu jardín sensorial con todo lo que puede estimular la curiosidad de los niños:

  • flores perfumadas
  • Regadera
  • Rastrillo
  • Un cubo
  • Palas
  • Formas para jugar con arena

Los beneficios para los niños de un jardín de los sentidos

¿Cuáles son los beneficios de un jardín de los sentidos para los niños? Los jardines sensoriales son adecuados para todos los niños que, gracias a este divertido juego que involucra todos los sentidos, pueden explorar y conocer todos los elementos de la naturaleza.

Puedes enriquecer tu jardín sensorial para que sea inspirador no sólo para el tacto y la vista, sino también por el sentido del olfato y del oído. Por ejemplo, los niños pueden escuchar los sonidos que se crean cuando caminan sobre diferentes superficies y pueden oler los aromas de flores y hierbas del jardín.

El principal beneficio del jardín sensorial para los niños es la creación de un entorno estimulante que favorezca su desarrollo motor y el perfeccionamiento de los cinco sentidos.

En resumen, los beneficios de un jardín de los sentidos para los niños son:

  • Exploración de los elementos de la naturaleza
  • Estimulación de los cinco sentidos
  • Desarrollo motor
  • Descubrir el mundo
  • Vida y juegos al aire libre
  • Más tiempo en compañía de los padres (si lo haces en casa)

Crea tu jardín de los sentidos en casa (si no tienes jardín)

Si no tienes jardín en casa, como la gran mayoría de nosotros, también puedes crear tu propio jardín de los sentidos con tan sólo 4 cajas que hay que rellenar con los diferentes materiales.

Basta con cortar las cajas para que tengan una altura mínima, lo justo para poderlas rellenar con los materiales y que los niños puedan fácilmente entrar y pasear en ellas. Luego las pones en fila y las rellenas cada una con un material diferente creando tu proprio recorrido.

Sólo te queda hacer que el niño/a se pasee por ellas!

¿Qué te parece? ¿Te atreverás a crear tu propio jardín de los sentidos en casa? Si te animas envíanos tus fotos AQUÍ


Compartir mola 😉
Publicado en Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.