Ir con niños a la playa es bueno: el mar es un “medicamento natural” que cura al menos 16 enfermedades

Compartir mola ;)

¿Cuántas veces hemos oído que ir con niños a la playa es bueno, tanto para ellos como para nosotros? Y es que unas vacaciones en la playa pueden ser una verdadera cura para muchas enfermedades; por lo menos esto es lo que afirma la ciencia, tras años de estudios. Por si te faltaban razones para ir a la playa con niños, pues ya tienes otra más!

Así que tira a la basura todos los medicamentos y llévate a tus hijos a unas vacaciones en la playa. Gracias a la sal, al yodo, al aire, el mar puede ser una verdadera cura para muchas enfermedades y molestias.

ir con niños a la playa

A sacar beneficio de una estancia en la playa, además de conseguir claros efectos psicológicos beneficiosos, son al menos 16 enfermedades: desde las alergias respiratorias a la anemia, desde la artritis a la depresión, así como esguinces, fracturas, hipotiroidismo, enfermedades ginecológicas, reumatismo, psoriasis y raquitismo.

Algunos de los principales beneficios de ir a la playa con niños

ir a la playa con niños

  • Mejora la respiración: el aire cerca de la costa contiene una mayor cantidad de minerales. Cloruro de sodio, magnesio, yodo, calcio, potasio, bromo y silicio provienen de las olas que rompen en la orilla y de la pulverización del agua salada debido al viento. Los primeros en beneficiarse son los pulmones: la respiración mejora considerablemente desde los primeros días.
  • Combate la retención hídrica: en el agua de mar hay una concentración considerable de sales minerales y esto, por ósmosis, favorece la eliminación, a través de la piel, de los líquidos acumulados en los tejidos. Eso sí: para este efecto es necesario bañarse.
  • Combate el sobrepeso: la sal estimula las terminaciones nerviosas de la epidermis y, como consecuencia, acelera el metabolismo, por lo que el cuerpo quema la grasa más rápido. Si a eso le añadimos que los niños no paran de saltar, jugar y bañarse en la playa con el consecuente aumento de su actividad física, pues obtenemos más beneficios aún.
  • Fortalece el sistema circulatorio: gracias a la presión que el agua ejerce mientras estás sumergido, la temperatura y el movimiento de las olas, que masajean y estimulan todo el cuerpo, la circulación se reactiva de forma natural.
  • Mejora el tono muscular: la natación relaja los músculos, alivia la tensión y proporciona movilidad a las articulaciones bloqueadas por la artritis y la artrosis.
  • Ayuda a los riñones: el agua de mar ayuda a los riñones y los intestinos, depurando así todo el organismo.

Compartir mola ;)
Publicado en Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.